Amar la Vida es fluir con ella: Momento Presente

Escrito por Eugenia Carrasco García | Emociones | 0 Comentarios

Ahora, más que nunca, cobran sentido estas palabras: “para amar la vida, no hay más que fluir con ella”.

Comprenderla es aceptar sus designios, los acontecimientos e infortunios que nos suceden y que son realmente pruebas de fuego de hasta qué punto somos capaces y hemos aprendido a amarla.

Una nueva prueba de la Vida a mi resiliencia. Burla macabra aparente, en un principio.

Simbolismo y sentido positivo el que he decidido adoptar…

Dicen que cuando un padre/madre u otro ser querido y especial fallecen el día en que celebras tu nacimiento: es un regalo.

Supone la transmisión de un legado, eligiendo a esa persona que permanece, por su responsabilidad y significado (Web de Saul Pérez). Es una muestra de amor.

Siento pesadez, aflicción, plomo que envuelve a mi cuerpo…, pero a la vez, tengo la sensación de encontrarme en un nuevo resurgir. De estar saliendo poco a poco de un nuevo y distinto estado larvario; tantas otras veces sentido.

Son sensaciones y emociones familiares pero con un cariz diferente. Otro matiz.

Un peldaño más a subir o a bajar en mi evolución, en la conciencia.

El silencio de la ausencia es más sonoro, en ocasiones. La “no existencia” de dos personas significativas en tu vida, que fueron y ahora no son, más que pensamiento, recuerdo, sensaciones, emociones

Como decía, otras veces ya sentí cómo la Vida puede despojarte de casi todo dejándote desnudo con tu existencia y a su merced. Cuando lo único válido es pensar que suceda lo que suceda, será lo mejor. En esos momentos, te encuentras cara a cara con ella. Te ves minúsculo e inmenso a la vez. Parte de un Todo. Con la intensidad de ser pura emoción, pura vida. Aprendes algo más que el significado de la palabra “Aceptación”.

¿Una recomendación? Apreciar y agradecer siempre a la Vida. Reconciliarte y creer en ella. Respetarla. Aceptarla.

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,